De la innovación en los procesos

De la innovación en los procesos

Por: Dr. William Franco 

22. De la innovación en los procesos

La clave en todo proyecto de emprendimiento, para que sea sostenible y viable, es tener vocación de INNOVACIÓN siempre. No se trata de lograr grandes inventos sino de ser constante y persistente en mejorar los procesos, que sean mas simples y sencillos de percibir, tanto para el cliente interno como para el usuario final (cliente). Sin duda es una misión apostolar de todos los días. No se trata de estar cambiando sino observando con detalle todos los elementos que componen la cadena, siempre con expectativas de simplificar.

La almendra de todo proyecto es simplificar procesos, métodos, de eso trata el conocimiento, compilar de manera diferente los elementos que componen el objeto con el fin de reducir la degradación de los procesos que amplifican la fragilidad.

Una cosa se ve, tiene sentido, tiene significado por las "relaciones entre sus partes", pero el total, el significado de aquel OBJETO LO DEFINE LAS RELACIONES ENTRE LAS PARTES, y no es reducible a las partes en si. Es mucho mas que la suma de todas las partes.  El conocimiento es le fruto de la asociación.

El ingenio, las destrezas y habilidades de los gestores - emprendedores -, se debe focalizar en resolver lo que se devela complejo, pero antes de emprender toda labor de trabajo se debe definir bien la idea con el fin de descifrar la realidad (presente). Cualquier distorsión que exista en la definición de los retos, que se van a enfrentar, afecta el resultado final del logro por alcanzar. Por eso es importante acudir a todas las fuentes de información posible para tener certeza en la acción.

Las coyunturas se comienzan a resolver en  la PLANEACIÓN no en los espacios de la ejecución.  Por eso es indispensable definir y conocer con claridad meridiana el núcleo de la complejidad: desglosar cada elemento para detallarlo y observar su comportamiento en diferentes contextos relacionales de asociación con los demás que componen el todo. Es en esa instancia donde se comienza a gestar la ventaja competitiva en los negocios, para estar un paso adelante.

Para estos esfuerzos se requiere tesón, voluntad, firmeza: insistir, persistir y nunca desistir. El éxito es mas de sudor y lágrimas que de grandes sueños. El éxito adora los riesgos, y para esto se requiere amar el fracaso y las derrotas que surjan en el camino del logro. Son ellos lo que nutren el deber ser de las cosas, lo que da sentido y orientación para ver la luz.

De eso se trata la razón de ser de los seres humanos - su existencia -,  superarse a si mismo a través de las necesidades (dificultades). En estas disyuntivas esta la felicidad, el conocimiento, la innovación, la creatividad. Es en las dificultades donde surgen y se crean las mejores oportunidades de triunfo, es allí en esos espacios donde los grandes emprendedores han logrado comenzar a construir el éxito.

Cuando los mercados tiemblan, y los mediocres huyen, de inmediato saltan a la calle los que aman, y han aprendido a controlar y evaluar - de alguna manera - el riesgo. No le tienen miedo al error, al fracaso. Si triunfan no los bajan de oportunistas, si fracasan en sus intentos salen de inmediato ejércitos de críticos - sin nada que mostrar, con sus vitrinas vacías -  a gritar: Yo se lo dije, se lo advertir, no me quiso escuchar.

Lo anterior tiene como fin hacer entender que en toda gestión de innovación - emprendimiento - es importante tener la capacidad para inhibirse, sustraerse a las presiones externas, no dejarse influenciar, morir en su ley.  El éxito siempre llega, lo vital es tener bien definida la IDEA, lo demás es cuestión de resistir y perseverar en mejorar el logro por alcanzar, no es otra cosas que asumir un rol constante de estar innovando, puliendo, rectificando, simplificando procesos y/o protocolos de procedimiento.

Hay que salir de las zonas de confort, todo cambio genera ansiedad, pero igual genera la oportunidad necesaria para avanzar e ingresar en el "flujo de corriente" que se requiere para resolver la complejidad. El primer paso es la DISICPLINA, la rutina, este ejercicio diario y constante crea rutas neurológicas diferentes, a nivel del cerebro, para interpretar y adelantar otras asociaciones relacionales en las áreas de la MEMORIA donde se haya el conocimiento. Ofrece otras perspectivas, enfoques diferentes, otras salidas, etc.

Muchos proyectos buenos se abandonan en las primeras de cambio, fracasan no por culpa de la idea sino por carencias en los estados emocionales de las personas. No cuenta con las herramientas necesarias para soportar los embates de las dificultades. Su capacidad de RESILIENCIA, adaptativa a la circunstancias, es mínima. La culpa no es del proyecto sino de la persona misma que no se brindó la oportunidad de entrar, contentarse con su flujo de corriente.

El reto de cualquier emprendedor es vencerse así mismo, todos los días, al lado del trapiche, convocando la atención de sus órganos de los sentidos para amasar y comprender bien el objeto. Es el único método que existe para conectar con su flujo de corriente interno, la energía indispensable para generar la creatividad, la INNOVACIÓN.



Contacto

Estimado usuario, para ofrecerle un mejor servicio es indispensable que usted nos suministre la mayor información posible, medias: Largo, altura, ojo de malla, etc. No ahorre esfuerzo en hacerle saber a nuestros asesores comerciales que uso le va a dar al producto en solicitud, con el fin de nosotros ofrecerle la mejor respuesta.