Aprender a desaprender

Aprender a desaprender

Por: Dr. William Franco

8. Aprender a desaprender

El género humano consume el 70% de la energía del cerebro en predecir el futuro, el 20% en recordar el pasado y el 10% en contextualizar el presente. Como se puede observar la capacidad para examinar -ver- la realidad es residual, con un agravante adicional: El ser humano construye, programa el futuro con base en su pasado (recuerdos), que en un mundo, con cambios tan dramáticos, donde lo ayer pudo haber sido relevante y eficiente puede no serlo para el presente, y mucho menos hacia el futuro.

Resistencia al cambio:

- Uno de los grandes estigmas, no resueltos, de los homínidos es su inclinación a repetir los "errores del pasado", en vez de crear pertinencia genera vacíos e incertidumbre a la hora de avanzar en los procesos del conocimiento

Esto ocurre por la plasticidad - libertad de pensar y tomar decisiones - que ofrece el cerebro. Esa facultad innata del género humano permite al individuo abrazar primero el "Error", y apoyado en el salir en busca de la verdad (conocimiento) a través de la especulación. Situación condicional esta que no se puede despreciar en un proceso de aprendizaje sino por el contrario valorar.

Por eso es importante antes de aprender alguna habilidad (conocimiento), esforzarnos antes en DESAPRENDER, en saber evacuar con eficiencia, del área inconsciente, todo aquello que no sirve o dejo de ser útil. Esta estrategia permite que el cerebro pueda trabajar mejor, mostrarse mas eficiente a la hora del individuo requerir fuentes de información relevantes en las áreas de la "memoria" para efectos de construir pensamientos e ideas relevantes, con mejor calidad.

NO hacerlo es quedarnos anclados en el pasado, permitir que el cerebro se convierta en un cementerio de basuras; por eso es vital estar reacondicionando el cerebro a medida que se va a avanzando en la adquisición de nuevas habilidades y/o destrezas.

La estructura del conocimiento está edificada sobre andamios inestables, la verdad florece no por el esfuerzo de la mente (razón) sino por el caos - auto organizado - que surge en los planos de la intuición que, al vencer la resistencia  destruye todo lo que encuentra en su camino, y esa  "Energía Libre", que libera es la que da inicio a nuevos descubrimientos, inventos avances, valor agregado, etc.

Después de cada destrucción quedan restos, y en medio de los escombros se encuentra la semilla del conocimiento. Lo importante es saber extraer lo valioso y despreciar los demás (desaprender).

Ahora bien, el ser humano tiene la nefasta condición de ofrecer "resistencia al cambio", mostrando una "aversión al riesgo" y esto se da por culpa de los "miedos y temores". Desprecia perder, sentir la derrota, entrar en fracasos. Cuando es ahí donde se encuentra la semilla y/ almendra del conocimiento.  El ADN del conocimiento está en el error, en la caida, es aquí donde se gestan las herramientas para sobrevivir. Si esto no fuera así quizás la raza humana no existiría, y en el mejor de los casos estaríamos inmersos, aún, en la edad de piedra.

Desafortunadamente muchas personas prefieren la comodidad y la seguridad, que emprender otras rutas para resolver los problemas (emocionales - económicos - etc.). Preferimos repetir errores que brindarnos otras oportunidades de búsquedas. Para el ser humano es mejor malo conocido que bueno por conocer (sentencia infame). Frases como esta son las que nos llevan por los ríos de la infelicidad, los malos negocios, pésimas decisiones, proyectos de emprendimiento fallidos, mala gestión de trabajo profesional, etc.

De ahí la importancia de saber asumir riesgos, pero antes hay que desaprender, con el fin de dejar espacios vacíos para que los códigos de información que ruedan en el cerebro - con mejor pertinencia y verdad -, puedan correr mas fácil en los planos  neuronales. Negar esta opción es colocar cuñas de resistencia para aplazar la caída de la estructura inestable del individuo. Es negarse a brindarse nuevas oportunidades para aprender.

No es una mera coincidencia la forma como funcionan los discos duros de un ordenador: - hay que desfragmentar, borrar, eliminar carpetas con textos inútiles y/o información que ya no se necesita. Esto mismo debe hacer el individuo si desea ser sostenible y viable en su proyecto de vida. Resetear (desaprender) su mente las veces que sea necesario.

Esa lógica que ya se ha adquirido con la tecnología, se debe trasladar y aplicar en la cotidianidad de nuestras vidas: Borrando memorias, temporales, confrontando lo que no sirve para echarlo al bote de la basura. Es mil veces mejor no saber nada que saber mucho. La realidad hoy es otra.  Las velocidades de cambio son siderales, y si no aprendernos al recambio, llegarán otros que lo harán por nosotros.

Tener conocimientos entrapados con  procesos - errores - ineficientes no evacuados consume recursos - esfuerzos - innecesarios para el buen funcionamiento del cerebro, estos solo sirve para recalentar y fatigar su normal funcionamiento. Desaprender es: extraer todos los demonios, situaciones de contexto que no tienen sentido. Son ellos muchas veces los guardianes del templo, que impiden refrescar el conocimiento.

No podemos negarnos a las posibilidades de cambio, a la mutación, evolución, en aprender a percibir mejor la realidad. Los grandes emporios empresariales de l ayer hoy son un desastre, por culpa de la soberbia, la arrogancia en NO  aceptar los cambios del mercado: Nokia, Blackberry, Motorola, IBM, toda la empresa automotriz americana están lastradas.

Para cambiar y desaprender no es necesario preguntarle a nadie es cuestión de ACTITUD, de tomar la decisión.

Los retos que impone el mundo moderno hay que surtirlos sin miedo al fracaso. Ya nadie gana de camiseta, hay que aprender a DESAPRENDER, es el camino. Los mejores emprendedores son los que se atreven en hacer PREGUNTAS, los que se apoyan en ellas para encontrar RESPUESTAS. Y en esos avatares de apoyos van avanzando en sus nuevos desarrollos.



Contacto

Estimado usuario, para ofrecerle un mejor servicio es indispensable que usted nos suministre la mayor información posible, medias: Largo, altura, ojo de malla, etc. No ahorre esfuerzo en hacerle saber a nuestros asesores comerciales que uso le va a dar al producto en solicitud, con el fin de nosotros ofrecerle la mejor respuesta.